Y pasó lo que tenía que pasar…

Harta de no encontrar otra opción, y mientras escuchábamos Sunday Drivers, La Chica Vudú, con entusiasmo, me pidió matrimonio…

“oye… y si nos casamos?”

Por fín podré descansar, acaparar sus ojazos, no tener que esperar a que se despiste para olerle el cuello y dejar de cargarme a sus pretendientes…

…ya no me cabían en el trastero…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *