Yo no soy tu ángel

– Seguro que has pasado más tiempo mirándome las tetas que los ojos… De qué color son?

– Tus tetas o tus ojos?

– Mis ojos imbécil…

– Pues así al principio son como marrones clarito, con el borde amarillo, pero son tan grandes que aún no me ha dado tiempo a verlos enteros…

– …

– …porque obvio, también tenía que dedicarle tiempo a tus tetas…

Cuantíca física…

Te juro que viene en el Tippler:

“La cantidad de mantas colocadas sobre una cama en un estado ideal de reposo es directamente porporcional a la cantidad de fuerza de voluntad FV necesaria, tal que, aplicada sobre un sujeto aleatorio eMe, pueda un Lunes cualquiera del mes de Noviembre mas frío que se recuerda, salir de ella e irse a trabajar.

Caso especial de estudio: Si en dicha cama se halla un segundo sujeto de género femenino en condiciones ideales de presión y humedad, Tú, dicha fuerza de voluntad FV necesaria para extraer al sujeto eMe de la cama, tiende a infinito (∞).”

Un mundo en cuatro-coma-tres segundos

(Viene de Cambio de rasante, y si aún no lo has hecho, deberías leer también cómo se juega a El telar de las Parcas;))

La vida es un rosario de cuentas mal llamadas segundos, pues sin más deberían llamarse “primeros”, o símplemente “últimos”, siendo cada uno, como es, único, irrepetible, y efímero.

A falta de rosario, Rafael deja sus dedos juguetear con la cremallera de su chaquetón. Todo un puto viaje desde Santander haciendo acopio de valentías que terminaron por no ser suficientes…

Cada segundo que deja pasar, puede ser el último en que la vea…

La observa desde la ventana, cómo espera a que se abra el portamaletas, cómo extrae de él, torpemente, una pesada maleta roja, de esas con ruedecitas… ¿como las llaman?

La mira, la estudia, la mima… se le escapan las últimas opciones de lanzarse a por ella, perder el bus pero ganar quizás un café compartido, saber si, como ha inventado, estudia veterinaria, tiene un golden retriever que se llama Tomás y el brillante color naranja de su pelo rizado lo heredó de su abuela, que era irlandesa…

A lo mejor… si aún… si escribiese su número en el dorso del billete del bus… Puede que solo le queden, quizás solamente, cuatro o cinco últimos segundos…

escribe…

seis-cinco-tres…

De reojo la vuelve a mirar, asegurándose que la pesada maleta aun no la deja marchar…

nueve-cuatro…

Un estruendo se escucha llegar, el típico ruido brioso que siempre hizo a Rafael girarse a mirar, pero hoy…

seis-ocho…

Algo aparece en la cara de Miriam, como él ideó llamarla, sus deliciosas pecas se hacen más evidentes a medida que la luz de unos faros emblanquecen aún más su ya de por sí pálida tez, el sobresalto y el miedo le han pasado de las tripas a los ojos, la boca, el cuello…

El último segundo se congela. El boligrafo en la mano de Rafael, el grito en la garganta de Miriam…

El tiempo, comprimido por unos instantes, una sombra roja cruzando entre ella y el bus, ¿rozándola quizás? Todo el pasaje mirando la calle, buscando el deportivo que despertaba a gritos de bielas la ciudad. Rafael a su Miriam, temiendo quizás que ése segundo fuera, en verdad, “último”

Un golpe seco. ¡Trolley las llaman! éso es, aunque ya da igual. Diluvian sostenes, braguitas de encaje, blusas sin planchar… Miriam brama, en arameo. Rafael suspira, en alivio, un segundo antes de disponerse a bajar…

Sigue en Frío.

El telar de las Parcas

A que jugamos Mago?

– Juguemos a inventar

Y el Mago se inventó El telar de las Parcas.

Animo a todo el mundo a participar a su manera, cuantas veces quiera y sin preocuparse más que por divertirse con una idea genial más del Mago de La Cajita. Si alguien no tuviese modo de publicar su historia, que me deje un comentario en ésta entrada, o lo haga en la de La Cajita y averiguaremos la forma de darle salida a todas las historias que tengáis en la cabeza.

Eso sí, leed las poquitas normas que hay que observar antes de poneros a escribir.

Ánimo!

Actualización: Después de la historia matriz, Cambio de rasante, publiqué mi continuación paralela Un mundo en cuatro-coma-tres segundos.