…me da ‘roncanrrol’, decías…

Cuando me encantaba aquella canción y eras mi héroe, sentía que para comerme el mundo solo necesitaba una cucharilla de café. Vivíamos rebeldes donde no debíamos y llevar la contraria era el deporte que nos mantenía en forma. Desdeñábamos peligros, la vida nos quedaba por delante, nuestro mejor momento siempre era ‘ahora’, borrando a cada segundo el anterior… estábamos (y éramos) por encima de los horarios, de los planes, de la gente, de los demás…

Vivímos egoístas y sólo paré cuando encontré alguien a quien dañar con nuestro desenfreno, y entonces a ti no te gustó que me bajase de nuestro autobús sin paradas… Seguirías adelante, prometiste… Nunca dejarías de ser El Rebelde Sin Causa.

Un comentario sobre “…me da ‘roncanrrol’, decías…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *