Cierta chica sin apellido…

Ya la conocía de hace mucho tiempo… Nos encontrábamos de vez en cuando gracias a internet -mierda…- porque era imposible coincidir en directo. Al principio no me atraía de ella mas que ciertos detalles, arrebatadores, sí, pero no le prestaba suficiente atención, siempre distraído por otras que yo creía más atractivas, aunque la mayoría de las veces no lo eran, siendo su principal, y probablemente, único punto fuerte, el ser mucho más fáciles y accesibles que ella…

Días que pasan… Días que estás arriba, días que estas abajo y otros días que duermes solo… Y por algún casual la encuentras… Siempre ha sido guapísima… ¿A quién le gustan las chicas perfectas? A mi no. Gustándome como me gusta pelear a la contra, lo que siempre me ha gustado de algo es lo que sólo me gusta a mi, lo que yo descubro y creo desapercibido por los demás… secreto… íntimo.

Por algún casual, -decía- la encuentras cierto dia… Y caes rendido, fulminado… A su forma de mirar de reojo, a su manera de volverte loco, de hacerte feliz, de volverte desdichado y volverte a hacer sentir el príncipe de tu barrio… de parecer hecha para ti, -no, seguro que a los demás no les puede gustar tanto…- de hacerte creer que estás hecho para ella… y de hacerlo todo -encima- en algo menos de cinco minutos…

Paloma. No necesita apellido.

Un sacrificio ritual, bien o mal, yo quiero hacerle a mi estrella, sin principio ni final… no puedo vivir sin ella…

15 comentarios sobre “Cierta chica sin apellido…”

  1. La que diga que nunca ha querido que le escriban, o le dediquen una canción, miente.

    Una de las canciones que nunca olvidaré me llegó a manos de un desconocido. Era mi cumpleaños y mis amigos me organizaron cena en una fondue y noche de música en directo en “la tertulia”. Uno de ellos conocía al cantante y se acercó a decirle algo al oído. Él me miró, me sonrió de una forma que me dejó paralizada y esa noche fui Layla. No recuerdo su nombre, no nos volvimos a ver, pero no se me olvidará ese instante.

  2. Estoy con Etrin, o mienten, o no tienen corazón.
    A mí me escribieron una, y me la cantaron al oído (por teléfono, tristemente) y hasta se me saltaron las lágrimas. Seguramente haya sido el mejor regalo que me han hecho en mi vida. :)

  3. :) y…? Si volvieses a encontrarte un dia de copillas al desconocido que te pide canciones rancias… qué podría pasar…? :P (En el caso de estado ideal de reposo, obviamente, esto es, temperatura y presión ideales y ausencia total de cónyuje…)

  4. Contra, recuerdo que cuando fué al revés, y tu me la dedicaste a mi, yo la estuve escuchando dias y dias… hasta 300 veces seguidas…

    Beef, sin duda, la canción… ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *