Gastando sueños

sietecuarentaycinco de la mañana, vibra mi móvil. Charly ha aprobado el examen y ya es European Master Of The Universe, Joe ya se ha levantado y está preparando algo de desayuno que huele tan bien que deben ser bebés bañados en nenuco, Borja amanece con los ojos achinados, Blanca llegó anoche de Galicia, Jeremy, de Top-Gear, habla en la tele del mercedes slr, suena en mi cabeza esa canción -cómoera?- coming back home?

ochocincuentaysiete, Borja y Joe celebran la noticia del examen de Charly con una serie de coñas sobre como se van a bajar los pantalones sus jefes para mantenerlo en la empresa, me abotono la camisa mal, vuelvo a empezar, ¿zapatos o zapatillas?

nueveveintisiete, salimos de casa, saludamos a la vecina del perro, saludamos al portero, nos arrebujamos en los abrigos, cinco grados en Madrid, Borja enciende su cigarro mañanero, le doy el coñazo mañanero para que lo deje, saco dinero, me despido de ellos…

diezcerouno, saludo a Gonzalo, entramos en la gestoría, firmamos papeles, guardamos deneís, nos apretamos las manos, estaremos en contacto, -dice-, ya te envío eso luego…

diezveinticinco… Me acuerdo de un dia hace once años hablando con Edu en clase…

“Algún dia, pollo, mas tarde que temprano, pero algún dia, tendré uno… te lo prometo…”