Por la mirilla

Tú, que todas las historias que te imagino empiezan con botones arrancados, llamando a mi puerta como si no supiésemos ambos que has traído la llave que te dejé…

3 comentarios sobre “Por la mirilla”

  1. No sé, en la primera lectura me ha parecido triste, como una ruptura, pero en la segunda me ha parecido prometedor, miradas furtivas mientas te mordisqueas los labios esperando a que abra la puerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *