Pretemporada

Conseguímos el respeto en la época de las gorras con la visera hacia atrás y las camisas de cuadros kingsize… ¿qué no somos capaces de hacer, Ós?

Ánimo, la suerte no la necesitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *