Tiene la piel tan fina que cuando te abraza te sientes como algo antiguo envuelto en papel de seda. Besa concediéndote un deseo y nunca está cuando la necesitas. Termina por convertirse en tu bien más exiguo y preciado. Hace poco me la volví a encontrar y mientras nos callábamos casi todo, nos decíamos todo lo demás. Terminamos con un «No vuelvas a desaparecer» que no sé si dijo ella, si dije yo, o si gritamos a la vez, pero nadie escuchó…

Con miedo a que se me caiga y se me rompa… Esta cara hacia arriba. Handle with care.

Publicado en Sin categoría

2 thoughts on “Frágil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *