Para todos los que no encendemos velas a santos, para los que no solemos rezar, para quienes no tenemos monedas que arrojar a un pozo, y los que no nos fiamos del destino, se inventó el llenar una copa de alcohol y ofrecerle el borde resonante a la de un amigo.

…y brindar siempre porque cuando todo acabe, nos quede un bonito recuerdo.

Publicado en Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *