Vete con quien siempre que no encuentre tiempo, le ponga ganas. El que a casa, en vez de birras y pasteles, lleve sed, hambre y buen humor. Y el que, aún siendo Martes, y pase lo que pase, te quiera cerca a las tres de la mañana.

Publicado en Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *