Que estés en algún lugar

El perejil de todas las salsas, la salsa de todos los botes del frigorífico, se cansó de no conocer las mañanas, de vaciar cajas de ibuprofeno, se cansó de susurrar en rincones oscuros y buscar los gayumbos sigilosamente por los suelos de pisos compartidos… Venció la rabia y se quedó la melancolía, conoció los días …

Reposo, buena alimentación, cero alcohol…

Gastando más el culo del vaquero que las zapatillas, viendo pasar la primavera desde la ventana, descorchando las botellas buenas que guardaba en casa y nunca gastaba y usando mas el móvil que el coche. Comprobando que como realmente envejece el cuerpo, es con la vida sana que nos recomiendan. Todo lo que no es …

Despedidas

Se intercambiaron los teléfonos, se apuntaron las direcciones. Se estrecharon las manos, se dieron abrazos. Se dieron los besos y se dieron los cuerpos, se intercambiaron los humores, mezclaron los sabores, frotaron sus cuerpos y decidieron no despedirse jamás.

Sin más.

Puntos suspensivos colgando de tus dedos. Días, y meses, y años. Dejando en el aire pensamientos sin nombrar. «Ya sabes…». Y yo creía que sabía, que esos puntos suspensivos eran anhelos a mi favor, un debe en tu cuenta de resultados… Futuros, planes contigo. Carreteras, y mantas. Una cuestión de paciencia… De esperar(te). Suspensivos, y …