Deudas impagables

– Acuérdate, me debes una cena.

No se me olvida, tengo mil cenas para ti. Trato de conseguir que me debas una noche para poder pagártela…

Y sonrió.

¿Eso es que ya puedo cobrármela?

18 comentarios sobre “Deudas impagables”

  1. Jajajajaja, no hombre! no creo que tengas que recurrir a eso.

    Yo diría que la clave para el cobro está en la sonrisa, :P tendrás que aprender a descifrarlas.

  2. Birubí yo creo que nunca aprenderé a descifrar los gestos de una sola de vosotras… Me parece que es más fácil entender qué es el Bosón de Higgs

    Chica Beefeater, yo por mí diría que significa que no le importa soportar una cena conmigo, pero sobre las mil… :S

  3. jajaja me doy cuenta que el nombre te calza bastante bien, eres pura perversión.

    Supongo que ser limón con chicas de alta graduación cerca, no es de las peores cosas que te pueden pasar.

    Hielo Chica Beefeater?

  4. Jamás un galán en blanco y negro supo usar esos conceptos con tan buena distribución de grises.

    Y yo creía que sabía decir mucho con pocas palabras…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *