Fúrgol

Al fúrgol siempre se ha jugado igual: el gordo en la portería, el tonto de defensa y el chulo de delantero chupón, dando voces para pedir el balón, en tiempo reglamentario de un recreo y con sanción de penalty si a alguien se le hace suficiente daño para romperle el orgullo y hacerlo llorar.

El fúrgol es el mejor deporte del mundo. Incluso para nosotros los tontos defensas.

20 comentarios sobre “Fúrgol”

  1. Así era en el cole, sí.
    Pero todo evoluciona. Casillas creció y ahora está tremendo (no me refiero al perímetro de su cintura precisamente)… y tú… tú… tú sigues siendo un poco tonto – te queremos igual-… pero ¡dí la verdad! ¡Tú eras Óliver Aton! Ahora tienes un culo tremendo, y ¡algún día serás Pochettino! ;)

  2. jejeje muy aguda Beef, muy aguda… Pero lamentablemente no me refería a ninguna de esas opciones…

  3. Jajaja, muy cierto. Apunta otro defensa para la lista xD

    Además, siempre era el último que quedaba en el chapí-chapó. El sobrante. Metí un gol una vez y lo anularon de puro despecho. Porque no podía ser que YO… a ELLOS, no, no podía ser.

    Ni que decir tiene que el fútbol me sobra :P

  4. Mago me jugaría la tripa a que nunca fuiste tan malo como te quisieron hacer creer. Yo te elegiría. :D

  5. Tenía otros intereses, y eso a esas edades está penado con la marginación condicional. Si no te gusta el fútbol, ¿para qué coño has nacido?

    Si era malo era por falta de interés. Y porque los chulos eran un poco brutos, a veces era más seguro hacerse el torpe y dejarlos pasar xD

  6. como decía Shankly, el fútbol no es una cuestión de vida o muerte, es mucho más que eso. :P

  7. Birubí, eres mi ídola.
    Yo una vez me disfracé de vampira, pero ni por esas…

    JT… no eras malo… ¡eras listo!.

    eMe… una vez conocí a un portero… ¿Sabes cuando en los dibus el lobo /mira/ a una ovejita y /ve/ un chuletón?… Eso me pasaba a mí: Él decía: “Estoy gordo, mira mis michelines cerveceros” y yo solo veía huesitos, de los de chocolate… ñammmm

  8. ¡Felicidades!
    De las pocas veces que jugé al fúrgol, en una ocasión me tocó de portera (aunque tengo que decir que en esa época era un palillo)y no debí entender muy bien mi labor porque me dediqué a lanzar balones muy largos hasta que uno entró en la portería contraria.
    Fui la reina del recreo durante un día, pero como no volvió a sonar la flauta, la corona se me cayó pronto

  9. Birubí, estoy al borde de merecerme bodas, chiquillos, hipotecas y trabajo de chaqueta y corbata.

    Pero una cosa es merecer y otra bien distinta…

  10. Qué poco concreto, :P

    Hace dos años, un tío de mi madre, me dijo a la cara y con todo su morro, que con la edad que tengo ahora, las mujeres ya son viejas para casarse y tener hijos, así que me diese prisa… qué alarde de educación hice aquel día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *