Viviendo con pies livianos

Se puede vivir con poca salud. Se puede vivir sin un mercedes y sin un casoplón… o… sin un casoplón… Se puede vivir con poco dinero. Se puede vivir sin amor, sin familia, sin trabajo, sin amigos. Se puede vivir sin descanso, sin mesura, sin miedo, sin vicios…

Pero no me digas que deje de soñar despierto, porque sin sueños… sin sueños lo único que se puede hacer es dormir.

4 comentarios sobre “Viviendo con pies livianos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *