Pasión por las alturas

summit
Llegar a la cima… plantarte en lo más alto de la península, mirar al horizonte… sentirte por encima de medio mundo… y pensar que encima de quien realmente quieres estar es de cierta niña a la que se la pela el montañísmo…

…Dormía a tres mil metros de altura y a algunos más de la cama que añoraba… No sabía cual, pero se sentía enteramente un cateto…

Nota: Lo sé… Pero no me seáis tan trigonométricos…

3 comentarios sobre “Pasión por las alturas”

  1. Y eso de lanzarse implica que puedes pegarte un batacazo de dimensiones estelares o aterrizar elegantemente y triunfar de una manera espectacular. Muchos paralelismos, sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *