Mi vida a los -casi- treintaytres

-…me casé y tuve dos hijos, ya ves! y tu…?-
-yo me compré el coche de mis sueños, me busqué una niña que viviese lejos para hacer viajes a menudo y me fustigo por cada copa que me dejo por beber…-

Nunca te olvides que los frutos maduros son los que se caen del árbol, los que se comen los pájaros, los que alojan gusanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *