El rey de mi castillo

· 15 abril 2015 ·

– Es que estoy harto… ¿Qué esperas…? ¿Qué quieres de mi…? – ¿Y tú? ¿Qué quieres tú de…- ¿Yo? Yo tus tetas, te lo he dicho muchas veces… – ¿Sólo eso? qué bonito… (…) – Me parecía un buen lugar por donde empezar… Algo en ti que era mío, que los demás querían y donde sólo yo podía decidir… Territorio seguro desde donde seguir conquistando… La parte de ti que responde a mis estímulos pero no me juzga, no me trata con desdén, no me lanza puyas, la que no me pone condiciones, fácil, simple, como estar “en casa”, pero no esa donde no sabes si poner encimera de silestone o suelo de parquet, donde a veces hay un grifo que gotea y tienes que llamar para que lo arreglen, no dónde se acaba la leche y tienes que ir a comprar más… Nono. “En casa” como cuando jugábamos en el patio, llegabas perseguido a la fuente y decías “Casa!” y respirabas aliviado, gastando aire a bocanadas, disfrutando la impotencia de tu perseguidor, desde donde planeabas tu próxima aventura.

No quería la luna, no quería fidelidad, no quería que me presentases en sociedad, ni que me alimentases… Quería un poco de ti donde gobernar.

Archivado en: Pegos | sin comentarios;

Comentarios

Deja un comentario

XHTML: Puedes utilizar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>





Diseñado y mantenido por 37pixels