Yo que siempre tuve réplicas de sobra, ahora me veo callado, mirándome las punteras de las botas. No me lo tengas en cuenta si río por no follar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *