El problema del alcohol nunca fue la resaca, aunque sí eres consciente al día siguiente. Tampoco es la desinhibición, el perder el autocontrol y hacer más cosas que quieres de las que debes. El único problema del alcohol es tenerte como pecado más prohibido y levantarte al día siguiente sin apenas regusto de haberlo cometido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *